Ansiedad

¿Qué es la ansiedad?
La eterna pregunta, nunca me cansaré de repetirlo. ¡Ansiedad tenemos todos! Es así de sencillo y así de fácil. Y tu dirás…

«- Eso no puede ser, no todo el mundo tiene mis síntomas.»

Y ahí debo darte la razón. Pero verás, todos tenemos espalda y solo a algunos les duele.

La ansiedad es una respuesta física de preparación para huir de un peligro o enfrentar una amenaza. Prepara tu cuerpo para la acción. Hasta aquí no suena a problema, ¿no crees?

Y eso es porque no lo es. Es una suerte que nuestro cuerpo trate de proteger nuestra vida y nuestra seguridad a toda costa. 

Sin embargo, no todos tenemos la misma sensibilidad ante el peligro. Algunos tienen muy poca, lo cual tampoco es mejor; otros un nivel intermedio y más adecuado. Y otros tienen un nivel de sensibilidad al mundo mucho más alto, lo que les genera miedo e inseguridad en más ocasiones. 

¿Esta sensibilidad a qué se debe? ¿Es de nacimiento?
No, salvo algunos rasgos de personalidad y temperamento con los que nacemos que pueden propiciar en algunos casos sentir ansiedad. La verdad es que la inmensa mayoría de las personas con ansiedad deben sus síntomas a patrones aprendidos en la infancia o en la juventud. Ideas sobre ellos mismos y el mundo que les rodea.

Experiencias traumáticas con elementos que ahora les dan miedo, creencias irracionales, ideas aprendidas. Todo ello combinado con unos recursos personales más o menos desarrollados que ayudan o dificultan en el manejo de la ansiedad. 

¿Qué quiero decir con esto?
Que no te sientas culpable. 

La mayoría de las cosas que te han llevado a vivir ansiedad ahora mismo ni siquiera dependían de ti. Así que vamos a cambiar la palabra “culpa” por “responsabilidad”.

Lo más seguro es que no tengas la culpa, pero desde luego que tienes la responsabilidad de qué hacer con esta situación ahora mismo. No me malinterpretes, no seré yo quien te diga que debes o no debes hacer. La verdad es que podrías comenzar un trabajo para manejar tu ansiedad o podrías no hacerlo. Y ambas opciones son respetables en igual medida. 

Ahora bien, yo no le deseo el mal a nadie y siempre recomendaré avanzar y crecer si se encuentra en la situación de elegir. Sobre todo para que no estés con el fastidio de los síntomas día sí y día también. Es un punto a tener en cuenta. 


¿Por qué es importante apoyarme en un profesional?
No sé por qué pero cuando se trata de un motor estropeado nadie duda de contar con un mecánico. Es casi inevitable. En las películas americanas siempre se ridiculiza al padre de familia que quiere hacerse el fontanero por ahorrarse unos dólares y al final acaba de agua hasta las orejas. 

La respuesta es simple: No nacemos sabiendo manejar la ansiedad. Y es normal necesitar que un profesional nos enseñe.

El problema es que toda la vida nos invitan a autogestionarnos. A saber controlarnos y mantenernos estables. Pero si te das cuenta, ¡no nos han enseñado a hacer eso en ningún momento!

En mi cabeza suena tan absurdo como si alguien esperara que yo supiera arreglar mi coche sin tocar un libro de mecánica… Ni lo intento, y si lo intentara me frustraría y perdería mucho tiempo en vano antes de llamar a un profesional. Incluso puede que rompiera aun más mi motor. 

Tu motor es la mente que viene sin instrucciones desde que naciste. Es totalmente normal contar con alguien que ya sabe cómo funciona y puede ponerte las cosas mucho más fáciles y agradables. 

Escríbeme y comencemos
a trabajar

Pide tu primera cita escribiéndome a Whatsapp, al correo o a través de una llamada telefónica.
Estoy activo en todos y estaré encantado de ayudarte.
Tel: 617392488
Correo: davidbodhioficial@gmail.com

David Bodhi Psicólogo Madrid – Toledo. Ubicación: C/ de París, 10, 45003 Toledo (Clínica Medirval). Teléfono: 617392488 + 925 28 42 82 (Clínica).
Correo: davidbodhioficial@gmail.comAviso legal y Política de Privacidad | Psicologo Online | Problemas de Pareja | Tratamientos para el estrés | Problemas sexuales

© David Bodhi 2021. All rights Reserved.